Abastecimiento energético en el Tenis

Abastecimiento energético en el Tenis.

El tenis es un deporte que tiene la característica de realizar altos volúmenes e intensidad de trabajo en donde las principales fuentes energéticas para la actividad muscular lo constituyen los fosfatos altamente energéticos, los hidratos de carbonos, las grasas, y las proteínas. Como resultado del catabolismo de estos sustratos se obtiene la energía química necesaria para la contracción muscular, pero solo un 30 % de esa energía es utilizada efectivamente por el músculo, el resto se libera en forma de calor.

El tenis, considerado, metodológicamente dentro de los deportes de juego deportivo presenta características metabólicas de tipo alterno, o sea, el suministro energético va a ser tanto aerobio como anaerobio.

Ríos (2002) menciona a Fox (1984) en los periodos de actividad en el deporte y ofreciéndose los siguientes datos:

70% para los sistemas de ATP-PC (anaerobios)

20% aeróbicos – anaeróbicos

10% aeróbicos

El tiempo de entrenamiento de 3 horas en la sesión de la mañana y 3 horas en la sesión de la tarde. En las competencias, el tiempo de duración del juego es aproximadamente de 2-5 horas.

Se conoce que trabajos prolongados continuos tienden a disminuir los niveles de glucosa en sangre por depleción de las reservas de glucógeno hepáticos, pero el trabajo  que realizan los tenistas no permite la hipoglicemia debido a que el trabajo que realizan aunque es prolongado incluye también acciones intermitentes de corta duración, por lo que los momentos de recuperación o de descanso entre las acciones de trabajo son regularmente bastantes. Por otro lado este tipo de actividad es abastecida fundamentalmente por los fosfágenos y no por la glucólisis.

En el trabajo de intensidad de corta duración se ha observado que hay incrementos en los niveles de glucosa en sangre, de origen neuroendocrino por acción del estrés, liberación de hormonas de estrés y neurotransmisores que favorecen la conversión de glucógeno hepático en glucosa sanguínea. Por otro lado, se ha sugerido que cuando se consume hidratos de carbono, antes, durante y después del ejercicio intermitente prolongado, se incrementa el rendimiento deportivo.

En la práctica del tenis se hace evidente que en las sesiones de entrenamiento de volumen e intensidad realizada por estos deportistas no se requiere de la suplementación de hidratos de carbono ya que en ningún momento se presenta hipoglicemia después del trabajo. La alimentación juega un papel importante en la suministración del aporte de hidratos de carbono necesario para el mantenimiento de los niveles de glucosa óptimos. Por lo que el aporte de hidratos de carbono, a través de la dieta, debe de ser suficiente para cubrir los requerimientos energéticos sin provocar depleción en sus almacenes lo que provocaría dificultad en la coordinación neuromuscular.

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR