Carrera de obstáculos

La gran victoria del equipo argentino de Copa Davis ante Brasil en febrero, posibilitó la presencia argentina en el Grupo Mundial de 2016 y la posibilidad de poder disputar los cuartos de final de la competencia contra Serbia, de locales. Una vez más, el sorteo le guiñó el ojo y el destino mucho más. Aunque siempre a la suerte hay que ayudarla, esta vez nos dio y nos quitó. La tercera operación en la maltrecha muñeca izquierda de Del Potro, lo marginó de la serie y posiblemente de todo 2015. La eliminatoria, cinco días después de Wimbledon, dependía cien por cien de la presencia o ausencia de Novak Djokovic.

El serbio, campeón de la Davis en 2010, acude a la competencia siempre y cuando no le perjudique su calendario ATP. Su decisión era clave. Tuvo en vilo a todo el equipo argentino y a todo un país que sentían un deseo ambiguo. Por un lado estaban los que preferían que no aterrice en Buenos Aires porque las posibilidades de una victoria eran muy pocas, y por otro, estaban los que hacían fuerza para que se hiciera presente en Tecnópolis porque verían por primera vez al número uno del mundo en Argentina, disputando una competencia oficial. Pero nuevamente la suerte estuvo a favor de los capitaneados por Daniel Orsanic. Djokovic accedió a la final de Wimbledon e inmediatamente confirmó que no vendría al sur de América.

Sin el mejor tenista de los últimos años, la serie daba in giro radical. Leonardo Mayer, Federico Delbonis, Carlos Berlocq y Diego Schwartzman fueron los elegidos para representar al país. Viktor Troicki, Dusan Lajovic, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic, los serbios presentes en Tecnópolis. Para peor, el capitán Obradovic decidió a último momento no contar con “Tipsa”, copero como pocos. Serbia pasó a depender del mejor rankeado de la serie: Troicki (20° ATP). Si Viktor lograba sacar adelante sus singles, más el dobles, comandado por el experimentado Zimonjic, la semifinal estaba al alcance de la mano. Pero nada de eso sucedió.

Orsanic se decidió por Mayer y Delbonis para el viernes. Dejó en “stand by” los integrantes del dobles, con Berlocq casi seguro como acompañante de Schwartzman o Mayer, según como se desarrollara la serie. “Leo” cumplió con creces contra el inexperimentado Krajinovic. No le dio respiro y lo derrotó en poco más de una hora y media. Ideal. Llegó el turno de Delbonis. Su rival, el más duro del fin de semana. Tan así fue que Troicki dominó al argentino durante dos sets y medio. Más de 50 errores no forzados no fueron suficientes para que Serbia iguale la serie. El azuleño levantó su nivel justo a tiempo, tanto que terminó cerrando el partido con un ace 2/6 2/6 6/4 6/4 6/2.

Mayer-Berlocq fueron finalmente los elegidos para sentenciar la eliminatoria. La frescura del yacaré sumado al conocimiento mutuo como pareja (compañeros en muchas ocasiones en el circuito ATP), inclinó la balanza. Y Orsanic no falló. Paliza argentina 6/2 6/4 6/1 que cortó una racha de cuatro dobles perdidos (República Checa, Italia, Israel y Brasil). Un desconocido Zimonjic no acompañó a Troicki que nada pudo hacer ante una tarea inexpugnable de la pareja local. La incertidumbre había terminado, todo era alegría. El grupo había sacado adelante otra serie. Sin Del Potro ni Mónaco, Argentina era semifinalista por decimotercera vez en su historia, décima en los últimos trece años. De locos.

El mejor equipo de la historia de la Copa Davis que no fue campeón. Ese es el título de Argentina en esta competición. Sobrados son los ejemplos para catalogar así al país. Desde 2002, nunca abandonó el Grupo Mundial y recién el año pasado tuvo que disputar el repechaje que superó con holgura. Récord desde que se implementa el actual formato de la competición. Las cuatro finales sin poder ganar son otro récord, aunque no por haberlas perdido no tienen mérito, todo lo contrario. Pasaron Vilas, Clerc, Nalbandian, Coria y Del Potro, este último vigente pero atosigado por las lesiones, y la Copa sigue esquiva, a esta altura, un karma nacional.

Párrafo aparte para la organización. El capitán serbio, Bogdan Obradovic, molesto con el país anfitrión, dijo cosas como estas tras la derrota: “Primero quiero felicitar a la Argentina, jugaron un gran tenis, creo que merecen estar en semifinales. Al margen de eso, la organización fue bastante mala. Esperamos 35 minutos para que nos pasaran a buscar, cuando llegamos hacía mucho frío. Se lo dijimos a la ITF pero no mucho no le importó: fue la peor organización que he tenido en los diez años de carrera en la Copa Davis. No digo que hayamos perdido por esas razones, pero influyeron en la preparación de la serie”.

La estrategia de Daniel Orsanic y su apuesta a elegir determinados jugadores y luego confiar en ellos, dio sus frutos. Se la jugó y le salió bien. La reestructuración del tenis argentino por la que tanto pidió Del Potro, de a poco va tomando forma. Un grupo unido, no precisamente de amigos, pero si en el que todos tiren para el mismo lado, sin líderes ni privilegiados. Líderes tenísticos sí, líderes armadores de equipos, egoístas, no. Y como todo en la vida, las victorias y las derrotas se festejan y se soportan más en grupo, por eso lo importante de un equipo con todas las letras. Ahora viene Bélgica y Goffin, de visitantes, durísimo. Pero si se llegó hasta acá, ¿porqué no soñar con otra final?

Daniel Vitale Pizarro
@DanielViPi

FUENTE: Otra Doble Falta

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR