Cuando el talento no es suficiente

Hay casos en el mundo de la raqueta en que sentimos que ciertos jugadores tienen un talento innato para poder golpear la pelota de manera inverosímil, sacándose de la chistera puntos con inmensa facilidad. Estos jugadores son capaces de ver lo que otros no pueden percibir durante el juego, aunque a veces no vale con ser talentoso. Un claro ejemplo es Ernest Gulbis.

El jugador letón demuestra a cada golpe su capacidad para golpear la pelota de manera perfecta. ¿Pero es suficiente con ser talentoso para estar entre los 10 mejores jugadores del mundo?

Fue en 2010 y de la mano del argentino Hernan Gumy cuando Ernest Gulbis dio el paso hacia lo que a priori se esperaba de él. Acabó el año en el puesto nº 25 de la ATP y consiguió su primer titulo en el circuito profesional en Delray Beach. También, consiguió una prestigiosa victoria en el Master 1000 de Roma contra Roger Federer. Todo hacia presagiar que E.Gulbis llegaría al top-10, solo era cuestión de tiempo.

Pero no fue así, el díscolo jugador no acaba de encontrar su pasión por el tenis llegando incluso a decir, en una entrevista al diario The Independient :

“Practicar jugadas a diario, hacer canastos, gimnasio no me gusta. Correr, un poco: puedo escuchar música y pensar en lo mío. Para mí es una especie de meditación, pero no puedo exigirme practicar al mismo nivel por mucho tiempo”

En 2011 Gulbis encadenó tres derrotas en la primera ronda de los tres primeros Grand Slams y solo consiguió 9 victorias antes de Wimbledon. Entonces decidió cambiar de entrenador y tras un intento fallido con Sargis Sargsian, que estuvo con él desde después de Roland Garros, se puso en manos de Guillermo “Willy” Cañas.

Los primeros pasos con su nuevo entrenador fueron prometedores ya que a las pocas semanas de Wimbledon conseguía triunfar en el ATP 250 de Los Ángeles obteniendo su segundo titulo en el ATP Tour. A pesar de este triunfo, solo consiguió 8 victorias más a lo largo de lo que quedaba de temporada y acabó el año en el puesto nº61, teniendo una gran caída respecto a 2010.

En el año 2012 tampoco parece que Ernest Gulbis vaya a demostrar su talento y capacidad para ser top-10. Solo ha conseguido tres victorias en lo que va de temporada y ha caído hasta el puesto nº84 del ranking ATP. Incluso, en su intención de volver a los puestos más altos de la clasificación, jugó el ATP Challenger de Roma perdiendo estrepitosamente contra Simon Greul, aún siendo el cabeza de serie Nº 1 del torneo.

Ernest Gulbis quizás nunca demuestre el gran jugador que puede llegar a ser, aunque a su favor tiene que su edad es tan solo de 23 años. Ernest debe buscar lo que en palabras de Justin Gimelstob, requieren a los tenistas: “mantener una alta intensidad al mismo tiempo que una inquebrantable calma”.

1 Comentario

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR