El clásico más clásico

El clásico más clásico

Un Argentina-Brasil, sea el deporte que sea, significa un acontecimiento especial. La rivalidad histórica del fútbol, hace años (décadas) que se trasladó a todo tipo de deporte. El sorteo de la Copa Davis 2015 le había dado un guiño a Argentina. De los ocho países posibles para enfrentarse en primera ronda, solo ante uno era local, y ese era  y fue Brasil. La suerte quiso que estas naciones se cruzaran en la competición por octava vez, con el historial 5-2 en favor de los que hablan español. El lugar elegido fue Tecnópolis (polvo de ladrillo), en un estadio con tribunas tubulares creado especialmente para la ocasión, a contra tiempo. Un gasto de dinero inentendible.

Atrás quedó la polémica por la desafectación de Juan Mónaco del equipo argentino por “razones tenísticas, impactó directamente sobre el jugador que alcanzó la final delArgentina Open días después de conocer la noticia, y para bien suyo y del equipo para futuras series, se reencontró con su nivel. Berlocq Mayer fueron los encargados de los puntos del viernes. “Charly” abrió la contienda ante Souza. El calor, protagonista durante todo el fin de semana, golpeaba las cabezas de todos los presentes en Villa Martelli. “Charly” luchó como siempre y estiró el partido hasta el quinto set. 4 horas y 57 minutos no alcanzaron para los locales y Brasil se llevó el primer punto de la serie. La temperatura no bajaba de los 30° y el público se hacía cada vez más presente, en cantidad y en ruido.
Brasil hizo pesar su favoritismo en la especialidad

Mayer vs Bellucci era el segundo single del día. El correntino ingresaba a la cancha con la presión de ganar el partido para no dejar una serie casi imposible de remontar. Cuatro sets bastaron para emparejar el resultado y respirar de cara al sábado, el punto más difícil. La pareja brasilera Melo-Soares era amplia favorita. Marcelo Melo (3°) y Bruno Soares (12°), ambos ganadores de un Masters 1000 y 32 torneos ATP entre los dos, se presentaban como una de las mejores duplas de toda la competición. Y quedó demostrado. Poco pudieron hacer Berlocq-Schwartzman que cayeron en tres sets. Daniel Orsanic, capitán argentino, le dio descanso a la mejor raqueta del país y se decidió por Delbonis para un eventual quinto punto, probablemente por las cinco horas de “Charly” el viernes y por el poderío del rival en el dobles.

El domingo comenzó a las once de la mañana como estaba programado, para que se enfrenten los dos níumeros uno: Leonardo Mayer (29°) vs Joao Souza (75°). 7/6 y 6/6, casi dos horas de partido y el “yacaré” mostraba sus primeros síntomas de calambres. El partido del viernes y los más de 30° grados lo estaban traicionando. Así y todo pudo cerrar el set y colocarse 4/1 en el tercer set. Otra vez los calambres, pero esta vez no le permitieron casi sacar en el 4/2. A puro derechazo y saque, Joao vislumbró molestias del otro lado de la red, se metió en el partido y se llevó el tercer y cuarto set. Tecnópolis era una caldera. “Leo” pudo descansar en parte del cuarto set cuando comenzó a sentirse más relajado, como guardando físico para la maratón que vendría después. 7/6 7/6 5/7 3/6 y esto recién empezaba…
Mayer, dueño del equipo y del champagne.

A esta altura del partido, era todo menos tenis. La batalla tenistica se transformó en física, y sobre todo mental. Acalambrados, agotados, atendidos por los médicos y demás, no daban el brazo a torcer y el tiempo en cancha se extendía. El sol caía y el partido seguía. Las 6 horas y 22 minutos de McEnroe-Wilander en 1982, récord en singles en Copa Davis, quedaba atrás. Leo Mayer decidía al ganador con una devolución paralela invertida en su match point número… ¡doce! 7/6 7/6 5/7 3/6 15/13 y el público explotaba. La alegría deMayer no tenía parangón en su carrera. Era indudablemente el encuentro con más emociones desde que es profesional.

“No puedo explicar lo que sentí, fue increíble, la gente no paraba de alentarme y eso me permitió seguir adelante. Quería ganar para darle la victoria a la gente, pero es imposible jugar al tenis así. Estas son las cosas que no se entienden y se deberían revisar. Jugué como cuatro horas acalambrado. Me duele todo. Tengo los pies llenos de ampollas de sangre y los empeines muy lastimados”, dejaba en claro un auténtico Leonardo Mayer que terminado el encuentro necesitó suero y atención médica por deshidratación y calambres. Sin casi descanso, el martes deberá viajar a Indian Wells. El circuito, a pesar de todo, sigue…

Entrevista a Leonardo Mayer en “No somos nadie”. Resume el maratónico partido vs Souza

Luego de las 6 horas y 43 minutos récord, Federico Delbonis era el encargado de ponerle la frutilla al postre. Pero como si no faltaran condimentos en una serie para el infarto, como era de esperar por el horario, finalizó el primer set y el partido se suspendió. Todo trasladado al lunes, con entrada libre y gratuita (gran gesto de AAT). Bellucci, el más irregular del equipo, intentó poner en peligro al de Azul pero quedó en eso, en un intento. “Delbo” sentenció el partido y la serie 6/3 3/6 6/2 7/5. Soñado. Épico.

El equipo completo abrazando a Delbonis que cumplió

“La gente me levantó en los momentos en los que no me sentía bien. Bastantes veces soñé con esto. Lo venía soñando en estos últimos días. El último punto fue una cosa de locos. Cuando pego la derecha y veo dónde va, se hace un silencio. Nadie dice nada, ni out ni nada, y salí al festejo. Afloró toda la emoción”, palabras de Delbonis que demuestran el nerviosismo y la presión que sintió al representar al país y de local, pero que no cambia por nada en el mundo.

Argentina remontó un 2-1 por cuarta vez en su historia. Las otras veces fueron ante Brasil en 1976 de visitante; contra Alemania en Buenos Aires (1990) y la más reciente, el año pasado por la permanencia en el Grupo Mundial ante Israel en Estados Unidos. Desde 2002, año de la consolidación en la elite del tenis mundial, Argentina disputó todas las primeras rondas y solo cayó en esa instancia en 2014. Acumula catorce años consecutivos entre los mejores dieciséis países del mundo y actualmente se ubica quinto en el ranking de la competición, que toma como referencia los últimos cuatro años de cada nación.

Del Potro en los festejos pos victoria como un hincha más…

Importante fue la presencia de Del Potro durante toda la semana, tanto en las prácticas como en la serie. Importante desde todo punto de vista. Incluso postergó el viaje a Indian Wells para acompañar al equipo en esta épica jornada. El apoyo de un ganador de Grand Slam, medalla de bronce, exnúmero tres del mundo y finalista de la Copa Davis aporta y mucho. Además, contando con él, el equipo puede aspirar a otra cosa. Los rivales le tienen respeto y el equipo cambia con “Delpo” dentro de los convocados. La reestructuración del tenis argentino pedida por Juan Martín y su equipo lentamente va tomando forma y “La Torre de Tandil”, si el físico lo acompaña, volverá a la Davis en julio cuando Serbia aterrice en Buenos Aires. ¿Vendrá Djokovic? La incertidumbre es por el calendario, la superficie elegida y la lejanía de Argentina con el mundo. A esperar…

Daniel Vitale Pizarro
FUENTE: Blog Otra Doble Falta

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR