El jugador del momento

Thiem su puso la remera mexicana de fútbol y se ganó al público presente

Dominic Thiem aterrizó en latinoamérica con una hoja de ruta clara. Buenos Aires-Rio de Janeiro-Acapulco. El N°20 ATP con 22 años disputaba el binomio sobre arcilla en Sudamérica y en la antesala de los Masters1000 de Indian Wells y Miami, el ATP500 mexicano. La planificación dio sus frutos a pesar del cansancio. Campeón en Buenos Aires y semifinalista en Rio, con victorias ante Nadal (5°) y Ferrer (6°), tuvo unos días de descanso para luego viajar a Acapulco, sobre el cemento que ofrece el torneo hace tres años. El austríaco llegó al certamen con el mejor ranking de su carrera (15°), cuarto preclasificado y con la confianza por las nubes.

David FerrerKei Nishikori y Marin Cilic afuera antes de los cuartos de final, Thiem era el jugador de mejor ranking con vida en el cuadro principal. El escollo de Grigor Dimitrov en cuartos amenazaba el camino de Dominic pero todo quedó en amenaza. Una paliza a Sam Querrey en semifinales lo pusieron frente a frente ante el siguiente preclasificado, Bernard Tomic. Ambos nacidos en los años noventa, sin finales en ATP500, presente y futuro del circuito ATP, solo los separaba unos puestos en el ranking (Dominic 15° y Bernard 21°) y un año de edad (el australiano 23 años, el austríaco 22 años).

Su nivel y ranking van en la dirección de su mano

El partido fue un vaivén de momentos. 4-1 abajo sirvió Dominic en el primer set, el cual ganó en el tiebreak. El segundo set fue para Bernard por 6/4. El tercero empezó con el pie derecho el australiano con un quiebre en el inicio del set definitivo pero que no pudo revalidar y el austríaco se llevó el último parcial y el torneo. 7/6 4/6 6/3 fue el resultado de la final en favor de Thiem que demostró consistencia en los momentos clave y decisión para cerrar el encuentro. Remontó y no titubeó en ambos sets que ganó en la final, una tranquilidad que no tuvo Tomic cuando estuvo quiebre arriba en los tres sets del partido.

El título en Acapulco para Thiem fue el primero fuera de la arcilla y el primero de la categoría ATP500. Segundo título de la temporada y quinto de su carrera, “Dominator” alcanzó el puesto 14° ATP tras la gira latina, la mejor ubicación de su carrera y “a tiro” del Top10 en el corto plazo, más aun con la gira de arcilla tras Indian Wells y Miami. Solo cayó en una final ATP, en Kitzbuhel 2014, su primera final como profesional en el máximo nivel en su torneo preferido. Cuartos de final en Miami 2015 y octavos de final en el US Open 2014 son sus mejores resultados en las dos categorías más importantes del circuito mundial, resultados que debe mejorar si pretende ingresar al Top10.

El trofeo de Buenos Aires, dos semanas atrás

“Así es como debería ser una final, dos jugadores jóvenes, dos jugadores haciéndose hueco. Espero jugar muchas más finales ante Tomic. Los dos queríamos ganar y estoy feliz de haber sido el afortunado hoy”, expresó Dominic Thiem tras coronarse en Acapulco, y dio su parecer sobre las sensaciones que le dejó jugar la gira latinoamericana: “Ha sido increíble. Estas tres semanas han sido fantásticas. Ganar mi primer título ATP500, el primero sobre pista dura… simplemente fue perfecto”. 13-1 su récord en los tres torneos que disputó en la gira y 2-0 ante miembros del Top10. Solo pudo con él su cansancio, combinado con una buena versión de Guido Pella.

Bernard Tomic alcanzó su quinta final ATP en Acapulco (3-2) y es el actual 20° ATP, tres puestos por debajo de su mejor posición histórica, obtenida el mes pasado. Todas sus finales ATP son sobre cemento al aire libre. En Masters1000 nunca pasó la segunda ronda y los cuartos de final de Wimbledon 2011, siendo un adolescente, es su mejor actuación en un Grand Slam en mayores, porque como junior fue campeón del Australian Open 2008 (15 años) y del US Open 2009 (16 años). También ganó tres veces el Orange Bowl como Sub12, Sub14 y Sub16. Fue N°2 junior con 15 años dando tres años de ventaja.

La sensibilidad es una de las virtudes de su juego

El subcampeón tuvo palabras de elogio para su rival y de autocrítica: “Es un gran competidor. En cada punto compite al límite. Se ha sentido muy bien en pista, como durante toda la semana. En finales de grandes torneos, uno debe aprovechar las oportunidades en los momentos clave y yo no lo dice”. Nacido en Alemania pero criado en Australia, de padre croata y madre serbia, Tomic hoy vive en Monte Carlo, un crisol de países en su vida. Apodado “Bernie” o “Atomic”, es entrenado por su padre John a pesar de los terribles problemas que le ocasionó en sus años como profesional, dentro y fuera de una cancha de tenis.

Daniel Vitale Pizarro

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR