Entre singles y dobles

 

Amigos dentro y fuera de la cancha

Tuvieron que pasar cuatro años para que uno de los jugadores más talentosos del circuito levantara un nuevo título para su repisa en Madrid. El español Fernando Verdasco alzó su sexto trofeo como profesional, diez años después de su primero en Valencia (2004). Con al menos una final ATP desde 2004, a excepción del 2006, el español llegó a definir por el título 19 veces, aunque perdió la mayor parte de ellas (13). El exnúmero 7 del mundo derrotó a Nicolás Almagro en la final de Houston 6/3 7/6 y terminó con la sequía de trofeos, desde su último en Barcelona 2010. Actual 26° en el ranking ATP, buscará seguir subiendo y mal no empezó, ganando el primer certamen de la gira de polvo de ladrillo. 2014 empezó para Fernando con una incorporación en su cuerpo técnico. Se sumó como asesor técnico el exnúmero 4 del mundo, Thomas Enqvist, para intentar recuperar el terreno perdido y a los 30 años apuntar al Top10, lugar de privilegio que ambos conocen bien. El proceso de adaptación parecía no llegar con magros resultados al comienzo de la temporada, a pesar de haber pedido en todos los torneos en el set final, un indicio de que el déficit quizá no era tenístico. En Indian Wells derrotó a Gasquet (9°) siendo su mejor victoria del año y luego de un traspié en Miami, llegó a Houston con confianza para revertir su presente.

Impacto en el centro y mirada fija en la bola

El cuadro se fue abriendo y Verdasco supo aprovechar las caídas prematuras de RobredoFeliciano LópezMónaco y el único Top10, Isner para llegar a la final donde se encontró con su compatriota Nicolás Almagro. Fernando no tuvo problemas para doblegarlo y coronarse en la arcilla norteamericana, único torneo de esta superficie en USA. Y curiosamente, desde 2009 se utiliza la arcilla roja tradicional, porque durante ocho años (2000-2008), primero en Orlando y luego en Houston, se utilizaba la “arcilla verde”, una superficie lenta pero algo más veloz que la actual anaranjada. A partir de la reorganización del calendario en 2009, se unificaron las pistas y los puntos, eliminando la carpeta conocida como “moqueta” y la “arcilla verde”. Tómalo o déjalo, ATP resolvió eso… “Estoy muy feliz y cansado a la vez, pero necesito disfrutar este momento. Hace ya unos años que no ganaba un torneo en individuales. Es un gran día para mí por haber ganado otro torneo, después de tantas finales y una operación que me mantuvo por algún tiempo sin estar a mi mejor nivel”, un Verdasco muy contento y satisfecho por lo conseguido y agregaba: ”Creo que tuve bajones durante el partido pero es normal, porque mantener un nivel durante mucho tiempo es muy cansador. La clave fue la mentalidad, porque disputé todos los puntos y corrí todas las bolas, sin importar lo cansado que estuviese”.

El sexto para la vitrina

El finalista Nicolás Almagro (20°) claro está que su presente no es el mejor. Sin poder recuperar su nivel luego de su lesión de hombro izquierdo que lo obligó a renunciar a Australian Open, buscará volver al Top10 en la temporada de arcilla, su predilecta. El murciano volvió a caer en la final en Houston (2013 vsIsner). Su última final ATP había sido en Barcelona 2013 y no levanta un título desde Niza 2012, un tiempo demasiado largo para el nivel y ranking de “Nico” que defiende final en el Conde de Godó luego de su participación en Monte Carlo. Y la alegría no pudo ser 100% completa porque en dobles no pudo festejar. Cayó en la final con su compañero David Marrero frente a los números uno del mundo, los hermanos Bryan 4/6 6/4 11/9 que obtuvieron su título N°97 como pareja. El dobles es una competencia aparte para el madrileño. Con una temporada de ensueño en 2013 siendo campeones frente a los Bryan en el Masters Cup, torneo que agrupa a las ocho mejores parejas del año, en 2014 no quieren ceder terreno y sin buenos resultados en la temporada, lograron alzarse con esta final que los acomoda en el ranking de la especialidad. “Hubiera sido una semana perfecta si ayer hubiésemos ganado la final de dobles. De todas maneras fue un gran semana por el nivel que exhibí”, decía el zurdo en conferencia de prensa. Lejos está del nivel y del ranking de aquel 2009, algo que intentará emular o acercarse. Ese  en el cual accedió a semifinales en Australian Open cayendo ante Nadal en cinco sets. En la previa había llegado a la final en Brisbane, su mejor comienzo de año luego de la inyección de confianza meses atrás, al haber obtenido al Copa Davis en Argentina (2008), sobre cemento indoor y sin Nadal. Eso apuntaló su carrera y lo depositó en abril de 2009 como el N°7 del mundo tras tres cuartos de final en Masters 1000, racha que se estiró en esa instancia a dos torneos más des esa categoría. Fue su única temporada en la cual accedió a la segunda semana en los cuatro Grand Slams. Además clasificó al Masters de fin de año gracias a los cuartos de final en el US Open más el título en Winston Salem y la finale en Kuala Lumpur. Fernando Verdasco se convirtió en el quinto jugador de 30 años o más en ser campeón esta temporada, uniéndose a Lleyton Hewitt (Brisbane), David Ferrer (Buenos Aires), Roger Federer (Dubai) y GuillermoGarcia Lopez (Casablanca). El año pasado hubo 16 campeones en ese rango de edad, un circuito cada vez más longevo.

Daniel Vitale Pizarro

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR