¿Qué es un coach?

Si buscamos en un diccionario la traducción es guía.
Para mi ser un coach, es aprender de uno y de como relacionarse con las situaciones de una manera favorable .

DIFERENCIAS ENTRE UN COACH Y UN JEFE.

Mientras el JEFE habla mucho, el COACH escucha mucho.

El JEFE dice, el COACH pregunta.

El JEFE arregla, el COACH previene.

El JEFE presume, el COACH analiza.

El JEFE busca el control, el COACH busca el compromiso.

El JEFE ordena, el COACH desafía.

El JEFE trabaja con base en…, el COACH trabaja con…

El JEFE pone el producto primero, el COACH pone el proceso primero.

El JEFE quiere razones, el COACH busca resultados con las causas.

El JEFE asigna la culpa, el COACH asume la responsabilidad.

El JEFE conserva la distancia, el COACH hace contacto.

Común mente, (je), se busca a un coach para que nos diga lo que tenemos que hacer o nos de soluciones mágicas, un verdadero coach no dice lo que hay que hacer, sino que pregunta, ayuda a que encuentres una manera diferente de ver y de solucionar las cosas y que puedas aprender de lo que pase.

Recuerdo que cuando empece a trabajar, quería cambiar al mundo, después de aprendizajes y viendo que era difícil, quería cambiar a los que me rodeaban, seguí evolucionando y me di cuenta que al único que podía cambiar era a mi mismo, a mi manera de observar las cosas y a como relacionarme con lo que pasaba, y luego de un tiempo me di cuenta, (siempre guiado y ayudado por un coach) que no había nada que cambiar, que :
LO QUE HAY ES PERFECTO.

En la India, se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad” La primera ley dice:

“La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:

“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.

Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante…

No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.

Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo..

La tercera ley dice:

“En cualquier momento que comience es el momento correcto”.

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última ley dice:

“Cuando algo termina, termina”.

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR