Rebelde sin causa

La tercera fue la vencida. Finalista en Belgrado 2012 y Montpellier 2013, el título para Benoit Paire llegó en Bastad esta temporada ante un complicado y experimentado rival en la final, Tommy Robredo. El francés se quitó de encima al español en una hora y treinta y tres minutos por 7/6 6/3, sin ceder su servicio. Su camino al encuentro decisivo no fue para nada sencillo con victorias ante David Goffin (14°), Istomin (73°) y Cuevas (25°), rivales de fuste para un jugador que volvió al circuito esta temporada tras estar cuatro meses fuera por lesión. 149° ATP a comienzo de año, hoy se da el lujo de rozar el Top40 (42°) con cinco meses por delante en el calendario para mejorar esa posición.

Curioso fue su andar en el circuito este 2015. Empezó en la qualy del Australian Open con el pie izquierdo y decidió extrañamente, para recuperar confianza, disputar un Future en su país, certamen que ganó en el que no enfrentó a ningún Top400. Afuera de los ATP, ganó dos challengers, perdió una final y disputó varios torneos ATP entre clasificaciones y cuadros principales, hasta que llegó a Suecia. Pasó por primera vez en el año los cuartos de final en un ATP y se proclamó campeón debutante a sus 26 años. Esta temporada es el primer jugador en ser campeón en las tres categorías del circuito profesional con puntos para el ranking ATP: Futures, Challengers y ATP.

Pero no todas eran sonrisas. El temperamento de Paire le trajo complicaciones más de una vez, dentro y fuera de la cancha. Enojos e insultos, desconcentraciones, raquetas rotas, falta de respeto a rivales o desgano dentro de la cancha, son algunas de las actitudes repudiables del francés. Y si a eso le sumamos las lesiones, tenemos la explicación de su ranking oscilante que nada tiene que ver con su facilidad para jugar al tenis. Hoy, el puesto 24° alcanzado en 2014 (su mejor ranking) no está tan lejos como hace unos meses cuando estaba fuera del Top100 o cuando la semana pasada vivía un hecho bochornoso en un Challenger en Italia.

Roberto Bautista Agut lo eliminó en segunda ronda de Wimbledon y Benoit eligió disputar el Challenger de San Benedetto (Italia) siendo el 59° del mundo. En su debut le tocó el veterano Filippo Volandri que está quemando sus últimos cartuchos como profesional, rozando el puesto 200 del ranking. El marcador estaba a su favor 6/1 2-4 cuando decidió entregar los cuatros games siguientes y abandonar el encuentro cuando iban 6/1 2/6 0-2. Durante esos games caminó literalmente la cancha y tiró la pelota afuera intencionadamente en repetidas ocasiones, lo que derivó en el abandono antes de finalizar el partido. Una vergüenza. Los espectadores, en repudio, lo silbaron y abuchearon.

Pero los arrebatos no son una novedad para el competidor en cuestión, y el propio jugador hace unos años (2012) ya hablaba sobre el tema: ”Estoy trabajando la actitud, para ser más serio. Antes era totalmente loco, ahora la cosa va mejor. A veces regalaba games sin saber por qué. Sigo teniendo mis bajones, pero hay una evolución. Mi entrenador (Lionel Zimbler) es como mi segundo padre, y con él hablamos todo el tiempo del tema, en descifrar por qué dejo de jugar algunos games. La cosa está mejor, está mejor”. Si el lo dice… Al menos no hizo papelones en Bastad y pudo debutar como campeón ATP, aunque una cosa no tapa a otra…

En Wimbledon está al borde de ser jugador no grato. En 2013 cayó en tercera ronda y además de estrellar su raqueta contra un paredón apenas terminó su partido, explotó en conferencia de prensa: “No me gusta Wimbledon. Cuando entras a la pista te advierten de que tengas cuidado con la superficie, pero los terrenos no son buenos. En un momento, todo el mundo se lesiona. Eso pasa simplemente porque las pistas no son buenas. Mi único deseo es irme de aquí. Esto es el infierno. Me multan 1000 dólares por decir ‘mierda’ una vez. Tal vez puedan utilizar el dinero para arreglar las pistas”.

La furia desatada en Wimbledon 2013

“La Tige” (el tallo), apodo por su físico, fue más allá y al año siguiente en Wimbledon, tras caer en primera ronda ante Lukas Rosol, tiró frases como estas: “Odio Wimbledon. No me entristece en absoluto abandonar este lugar. Es un ambiente que me desagrada enormemente. Pero prefiero no decir más. Simplemente detesto este torneo y estoy contento de irme lo antes posible”. Ese año también tuvo encontronazos con el árbitro en Roland Garros y con el público en Paris Bercy tras retirarse abucheado: “Son los imbéciles que no saben nada sobre el tenis”. Meses después, en Miami 2014, discutió fuertemente con Michael Llodrá por fallos controvertidos: “No volveré a hablar con él”. Un experimentado en la materia. Un ejemplo para no imitar.

Sin un patrón de juego definido pero con un revés con el que hace lo que quiere, Paire se autodefine así: ”Debo mantenerme un poco diferente al resto. Tirar drop-shots, saque y red, tiros ganadores con el revés… Nunca sabes lo que va a pasar cuando juego. Puede ser un error grosero o un winner increíble. Si cambio completamente y me quedo en el fondo de la cancha como todos los jugadores, voy a ser 200º del mundo y ese no es mi juego”. Sin pelos en la lengua, rozando la soberbia pero con los pies sobre la tierra, el techo de su juego y ranking depende pura y exclusivamente de su mentalidad, parte incondicional en este deporte que le impidió ser un peligroso Top20.

Daniel Vitale Pizarro

@DanielViPi

Fuente Otra Doble Falta

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR