Somo exigentes o exelentes?

Hoy les cuento un proceso con JULIAN MOROSI, uno de los primeros chicos que entrene cuando empecé a dedicarme a la alta competencia. Lo transitamos con mucha exigencia.
Unos de los momentos más exigentes de nuestro proceso, fue en 2004, después de que gano una final de un grado 2 en lujan, lo hizo con un juego muy conservador, y cuando salió, me dijo, jugué como pude!, a lo que le conteste, jugando así no llegamos a ningún lado.

En esa época no podía observar (ver más interpretar), entre otras cosas, la garra que le había puesto, toda la presión que había en ese momento, (era el primer torneo, y había un objetivo muy ambicioso, que después logro, de quedar  1 del ranking sub 18). Solo marcaba lo que faltaba. En mi cabeza no había espacio para RECONOCIMIENTO, AGRADECIMIENTO, PERDON ni FESTEJO. (Ver notas anteriores de cierre de etapa).

Luego de lograr ese objetivo. El próximo era el famoso primer punto de ATP.

En el primer partido de clasificación de un future, perdió (60 60). Ahí fue donde empezamos a identificar y trabajar el tema de la EXIGENCIA.

Generalmente las personas que operan desde la exigencia lo hacen en simultáneo desde dos conversaciones internas: la del exigente y la del exigido. El exigente tiene como función determinar la meta (en este caso la del punto de ATP ), e indicar el camino que se debe hacer para alcanzarla. En este escenario el exigente tiene como único propósito la meta y para ello le IMPONE a la parte exigida adónde tiene que llegar y cómo lo tiene que hacer, sin tener en cuenta si este está en condiciones y tiene las habilidades para llevarlo adelante. Entre las conversaciones exigentes que aparecían en Julian, podemos destacar: “Nunca alcanza lo que hago”; “Hago todo mal”; “Tengo la carga de ganar el partido”; “Cuando vengo jugando bien, lo arruino”; “Cuando voy abajo en el score, pierdo la paciencia”; “Aunque dé mi máximo, siempre me falta algo para ganar, ya sea desde lo técnico, lo físico o lo mental”; “Para alcanzar el punto de ATP voy a necesitar un sobreesfuerzo”; “Me enojo y me recrimino cuando cometo errores y encima mi entrenador me lo resalta y me enojo más”. Fue entonces que las personas que nos guiaban actitudinal mente le pidieron que definiera exigencia para él y dijo: “Exigencia es pedirme más de lo que puedo dar”; “Cuando me exijo por un tiempo prolongado, no lo aguanto y estallo.”

El efecto que producía en él este tipo de conducta, lejos de acercarlo al resultado deseado, lo alejaba más aún. La descripción que hacía de su estado anímico por no alcanzar la meta luego de semejante esfuerzo, era: falta de foco y de confianza, resignación, insatisfacción, desánimo, desgano, bajón, agotamiento, ansiedad, presión, ahogo, bronca, culpa, incertidumbre, miedo. Y lo que decía su parte exigida era: “Tengo miedo a equivocarme”; “Me ausento cuando hago las cosas mal”; “Soy débil de cabeza”; “No sirvo”; “Esto no es para mí”; “Estoy harto”; “Se me hace cuesta arriba”. En definitiva era como que tenía dos fuerzas contrarias que no lo llevaban hacia donde él quería. Su parte exigente le exigía, demandaba y ordenaba llegar como fuera, y su parte exigida se resistía a tanto esfuerzo. Existe una creencia que sostiene que la forma de obtener lo que uno quiere es únicamente a través de la exigencia. Esto, en el corto plazo puede dar resultado; en el largo plazo falla, ya que una persona no aguanta estar bajo presión en forma contínua, debido a que tanto nuestro cuerpo como nuestro estado emocional o mental, no lo resiste.

En la próxima entrada, nuestros primeros pasos de la EXIGENCIA  hacia  la EXELENCIA.

Quiero ayudar/me a que seamos menos exigentes y más excelentes.

Mi INTERES es ayudar a las personas vinculadas al tenis, que quieran ampliar el observador que somos para ampliar nuestra capacidad de acción, en pro de los resultados que querramos conseguir.

Para consultas a servicios que ofrezco set.pro@hotmail.com

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR