Triple-Doble

468681862


Entre ambos juntan 10 finales de Miami

“Estoy en el pico de mis habilidades y por fortuna las estoy manteniendo. No me puedo quejar”. Novak Djokovic lo había dicho en otras entrevistas durante Indian Wells hace unas semanas y ahora lo vuelve a repetir ante el micrófono y dentro de la cancha. 7/6 4/6 6/0 ante Andy Murray en la final de Miami y un nuevo título para el serbio. El tercer doblete Indian Wells - Miami que logra en su carrera, único jugador en la historia en lograrlo para mantener los puntos del año pasado y seguir a más de 4000 puntos de Roger Federer, actual número dos del mundo que decidió no participar en Key Biscayne.

El partido duró dos sets. Bajo el calor sofocante de Florida, los dos jugadores más regulares del 2015 se vieron las caras por tercera vez en el año y el escocés, cada vez más cerca de reencontrarse con el nivel que lo vio dos veces campeón de Grand Slam, sigue sin poder derrotarlo. Final del Australian Open, semifinal de Indian Wells y final de Miami y el vencedor siempre fue Novak. En el primer Grand Slam del año y en el segundo Masters 1000, Andy le ganó un set y por momentos estuvo cerca de imponerse, pero no le alcanzó. Se quedó sin energía física y mental al final de ambos encuentros con sendos 6/0 que nada tenían que ver con el desarrollo de los mismos.

Agotado, tratando de reponer energías

Andy Murray: “Djokovic sirve bien, corre bien, se mueve excepcionalmente bien. Físicamente está en gran forma; golpea bien la pelota de ambos lados. Es por eso que él es el jugador número uno en este momento. En términos de juego, siento que en un par de los partidos que hemos jugado este año he sido capaz de estar con el mismo nivel que Novak por un largo rato, pero simplemente no lo suficiente, por desgracia”, declaraba un jugador satisfecho pero frustrado. Contento por su mejora y por el ascenso en el ranking (3°) pero desilusionado por otra derrota más ante el mismo rival en un encuentro en el que se sintió cerca.

Fue una batalla física y mental. No tuvo el nivel de otros encuentros pero si la emoción y el atractivo de la paridad durante casi dos horas. Incluso “Nole” tuvo un inconveniente con la tribuna que le molestó y le puso al partido incertidumbre. Pero como casi siempre, los peores momentos los transforma en los mejores. Se repone de una frustración y logra ganar el partido. Una raqueta rota, una discusión con el público o el árbitro, un malestar físico o irregularidad en su juego, cosas que el 90% no lo puede manejar, el serbio lo convierte en actitud positiva, borrón y cuenta nueva y vuelve al partido. No solo vuelve sino que arrasa. Y se vio en casi todos los partidos aquí en Miami. Cuatro 6/0 en seis partidos y varias remontadas cuando las cosas no le salían, especialmente ante Dolgopolov.

Un salto a la historia

En esta ocasión no solo insultó al público a mitad del segundo set sino que se enfadó con un ball boy por creer que se había metido en el medio de su camino al descanso. Ese episodio le valió un warning y una discusión con el árbitro en un tono elevado. Luego, volvió a ver el video de lo sucedido y le pidió perdón al chico involucrado, a los padres y a los aficionados: “Pido perdón. Vi la repetición y el recogepelotas estaba en el medio (entre él y su banquillo), realmente pido perdón, me arrepiento que haya estado ahí. Absolutamente no había ninguna intención de lastimarlo o asustarlo de ninguna de las maneras. Espero que me pueda perdonar y me vuelvo a disculpar”.

Un exabrupto innecesario

 

Los récords de Djokovic siguen dando que hablar a la prensa especializada y a los estadígrafos. Título 51 ATP, 22 de ellos son Masters 1000 (uno menos que Federer y cinco menos que Nadal desde 1990). Este lunes igualó a Nadal en cantidad de semanas como número uno del mundo con 141 (6° en la historia) y también lo empardó en semanas consecutivas como Top2 con 212. Acumula tres trofeos en 2015 en cinco torneos disputados con ocho 6/0. Fue su quinto Miami en seis finales en Crandon Park, solo un cetro por detrás del recordman Andre Agassi. Fenomenal.

Este dúo (más Vajda) sigue dando sus frutos

Sincero, confiado y con un inmejorable presente, el ocho veces ganador de Grand Slam declaró cosas como estas sobre su gran momento: “Estoy tratando de disfrutar del presente y también utilizar este momento de mi carrera donde probablemente estoy jugando el tenis de mi vida, pues me siento confiado y en buena forma física. Estoy tratando de mantener esto. Soy consciente de que esto no puede continuar para siempre. En algún momento llegará un cambio de generaciones, algunos jugadores que van a empezar a jugar mejor y ser más fuertes”.

Esta final le permitió a Andy Murray trepar hasta el tercer lugar del ranking. Fue su segundo partido por el título que disputó en 2015 sin poder ser campeón en ninguno y la final número 47 en su carrera (31-16), cuarta en Miami. El escocés, comandado por Amelie Mauresmo, acumula siete derrotas consecutivas ante Novak y doce partidos al hilo perdidos ante el trío Djokovic/Federer/Nadal desde su victoria ante “Nole” en Wimbledon 2013. Esta temporada solo perdió ante dos jugadores en los cuatro torneos que disputó: el número uno Djokovic lo derrotó tres veces y el número dos Federer, la restante. Llega la gira de arcilla, superficie en la que nunca disputó una final ni siquiera en dobles. ¿Será 2015 el año del debut?

Daniel Vitale Pizarro

Dejar una Respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR